Pasar al contenido principal
Cargando...

Los diálogos pendientes de un líder

Aspectos clave de una conversación inspiradora

Los diálogos pendientes de un líder

La tecnología y sus múltiples herramientas desde el e-mail hasta la más sofisticada plataforma nos ha proporcionado rapidez y la capacidad de estar informados y conectados donde y cuando queramos, ¡lo estamos viviendo en nuestras propias carnes en esta crisis! Y a veces puede que la comunicación no sea perfecta por los canales y formatos…, vale lo compramos…, ¿pero de verdad es ese el problema de comunicación?

Creemos que la clave del asunto está en muchas ocasiones en encontrar el coraje de afrontar los diálogos necesarios con nuestros colaboradores, con nuestros equipos y en general dentro de la organización.

La realidad es que en muchas ocasiones nos escudamos en estas herramientas para no afrontar diálogos difíciles y necesarios en el seno de nuestros equipos. Preferimos utilizar un modelo de comunicación basada en la desconfianza donde todo es mejor dejarlo por escrito para que se sepa que yo he hecho mi parte y asegurarnos de quién dijo qué y en qué momento. Así que sin paños calientes… ¡Sí, falta mucho diálogo de calidad en las organizaciones!

Detrás de un buen líder hay una conversación inspiradora

Un buen líder debe saber conversar y dialogar con el fin de restaurar relaciones deterioradas, de alinear equipos, de conquistar su entusiasmo y compromiso, de abordar conflictos etc. Generar una este tipo de conversaciones o diálogos conlleva esfuerzo intelectual y emocional, supone pensar y reflexionar antes sobre esas conversaciones clave y trabajar nuestra empatía durante la misma, es quizá por eso que nos decantamos a veces por el camino fácil.

Un buen diálogo exige entrenar y tener en cuenta algunos aspectos clave, ahí van algunos:

  • Define el objetivo de mantener esa conversación: sin objetivo, divagarás y puede que el diálogo no fluya como desearías.
  • Concreta tu mensaje: Claridad, síntesis y buena elección de las palabras, eso hará que tus mensajes se perciban cuidados y precisos.
  • Evita la inferencia: no supongas, asegúrate y para eso nada mejor que hacer buenas preguntas para poner foco donde haya que ponerlo.
  • Escucha, no enjuicies y deja fluir el silencio: respetemos el tiempo que necesita la otra persona para pensar. Los silencios son un tiempo en el que la conversación no está parada, está activa.
  • Abre tu mente: ya lo decía Dale Carnegie, si quieres influir has de dejarte influir primero y estar dispuesto incluso a cambiar de punto de vista.
  • Cuida el tono: antes de abordar una conversación haz un ejercicio de regulación emocional para no salirte de tono.

La comunicación interpersonal no es fácil y ciertas conversaciones aún menos, te proponemos afrontarlas con coraje y elegancia. Y tú, ¿Cuántas conversaciones importantes tienes pendientes?

Productividad y Trabajo

 

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna duda o quieres ampliar información sobre nuestros servicios de selección de personal de Rercusos Humanos, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Contacta ahora