Pasar al contenido principal
Cargando...

"Un destino encontrado"

Nuestra historia como headhunters

seleccion rrhh

 

Yo fui una de ellos, de esos talentos de los que tanto hablamos, que caen en buen lugar, en buen momento y con un buen mentor. ¿Suerte? Pienso que era la persona adecuada para el puesto idóneo y creo que alguien hizo una buena selección, y de eso en GD Human Capital sabemos algo. El periplo después ha sido largo e intenso, a veces divertido y a veces difícil; cambios de función, de puesto, de responsabilidad… y todo me preparaba para el hoy. Para un destino en forma de empresa. La nueva GD Human Capital.

Después de aquella reunión con el resto del equipo de GD Human Capital todo cambió, queríamos encontrar respuestas y nos dimos de bruces con todas las preguntas:

comillas¿Quiénes somos? ¿Qué es lo que queremos hacer diferente? ¿En qué y cómo seremos distintos? ¿Por qué RR.HH?

Fue como quitarnos una venda de los ojos, como despertar de Matrix, como si de repente todo encajara. Y aquella reunión se convirtió en el inicio de un viaje de personas para las personas.

Contestar esas preguntas no ha sido fácil, y mucho menos darle forma, horas y horas frente una realidad muy tozuda que se empeña en encorsetarnos y en etiquetarnos, porque eso es lo que hacemos los humanos para entender mejor las cosas y simplificarnos la vida. Hemos asumido la búsqueda constante de esa autodefinición con la tranquilidad de tener muy claro qué buscamos.

Así que sí, como otros nos dedicamos a la selección; sí, como otros buscamos talento, y sí como otros damos lo mejor al cliente. Pero no, no somos iguales, somos únicos en nuestra especie, porque hemos elegido hacer selección para los que saben de selección, porque hemos elegido ser su voz en off, porque queremos ser el espacio donde ese talento especializado encuentra su lugar y donde el que busca, encuentra.

Somos seleccionadores, buscadores, uno de esos perfiles de RRHH en los que nos especializamos y como “la Alicia de Carroll” buscamos a ambos lados del espejo, viendo nuestro oficio desde las diferentes perspectivas, abriendo un mundo posibilidades; y de nuevo, como le pasó a Alicia, buscando “El camino”, nos hemos dado cuenta de que él nos ha encontrado a nosotros.