¿Existe algo más valioso que el talento?
La capacidad de reconocerlo