Pasar al contenido principal
Cargando...

Cómo descubrir el talento oculto del candidato

Punto de vista Talent Recruiter

Cómo descubrir el talento oculto del candidato

Todos tenemos algún rasgo que nos define y nos hace diferentes. Algo que, en algún momento, hemos intentado ocultar o esconder a los demás por discreción o timidez. Sin embargo, esa diferencia, llámese habilidad, curiosidad o hobby, puede ser ese “plus” que nos convierta en el candidato seleccionado para ocupar el puesto de trabajo.

Esta tarea de descubrimiento recae sobre el seleccionador o “talent recruiter”, que deberá ir más allá de analizar y repasar las aptitudes profesionales del candidato, indagando en otras virtudes, intereses o inquietudes que, a veces, quedan enterradas bajo el manto de títulos o diplomas académicos, ya que, en ocasiones, no son incluidas en el CV del candidato.

Tocar un instrumento o el deporte en equipo

Mucho se habla de las soft skills o habilidades blandas (creatividad, trabajo en equipo, comunicación, adaptabilidad) como las más valoradas y demandadas por los seleccionadores, especialmente, para puestos de liderazgo y directivos.

Sin embargo, ¿cómo se descubren estas cualidades en una entrevista? Para averiguarlo, hay que alejarse de la clásica entrevista llevando la conversación hacia otros derroteros para extraer otro tipo de información del candidato.

Por ejemplo. ¿Te gusta el deporte en equipo? La realización de actividades deportivas, además de tener efectos beneficiosos para la salud, repercute directamente en el estado de ánimo, en la concentración y en la productividad. Esto se traduce en un menor absentismo, en la mejora de la autoestima y en el desarrollo de habilidades de liderazgo.

Igualmente, según varios informes, tocar o haber tocado un instrumento musical favorece la imaginación, la creatividad y la concentración, habilidades que se engloban dentro de las citadas soft skills.

Realizar acciones de voluntariado

No es casualidad que LinkedIn, la red social profesional por excelencia, reserve un espacio dedicado a acciones sociales y/o voluntariado. En efecto, la experiencia como voluntario refleja una serie de rasgos que puede hacer inclinar la balanza en favor de este candidato.

Estos rasgos permiten identificar a un candidato comprometido, altruista y que decide emplear una parte de su tiempo libre en beneficio de los demás. Además, los estudios revelan que dos de cada cinco empresas consideran la experiencia fruto de un voluntariado tan valiosa como la obtenida en un empleo remunerado.

Tener un blog o haber participado en concursos literarios

En un mundo copado por la inmediatez y la brevedad de los textos, el contenido audiovisual, etc. saber comunicar, escribir adecuadamente, tener un cierto bagaje cultural, son cualidades de gran valor en la búsqueda de un candidato. Tener un blog es un espejo que permite conocer los temas que apasionan o interesan al candidato. Esto puede ayudar al seleccionador a valorar su nivel de inquietud por el mundo que le rodea.

Participar en concursos literarios, o incluso haber ganado algún premio literario, también en otro aspecto a tener en cuenta. Además de una buena redacción, implica que esta persona tiene voluntad, constancia y afán de superación, cualidades muy importantes para desempeñar un puesto de trabajo.

Haber emprendido algún proyecto personal

En muchos casos, sobre todo si el proyecto finalmente fracasó, el candidato omite esta vivencia en su CV. Sin embargo, muchas empresas valoran haber tenido experiencias emprendedoras ya que de ello pueden inferirse ciertas cosas. Por ejemplo, que la persona tiene empuje, motivación, ganas… y cuenta con capacidad de organizar y administrarse.

En definitiva, existen ciertos indicios en la trayectoria del candidato que permiten averiguar rasgos de su personalidad que pueden ser muy positivas para el puesto. Para descubrirlas, aconsejamos formular las preguntas correctas para sacar a relucir ese talento oculto.

Captación y retención del talento